LA HISTORIA DE VIOLENCIA DETRÁS DEL FEMICIDIO DE FLORENCIA, LA NIÑA ABUSADA Y ASESINADA EN SAN LUIS

La madre de la pequeña dijo que su pareja, detenido por el crimen, le pegaba y era violento con ella, pero nunca pensó que ejerciera violencia contra su hija. "Por miedo nunca lo denuncié", dijo.

Carina di Marco no puede sobreponerse al dolor. Su hija Florencia de 12 años fue violada y asesinada en San Luis. Pero su cuerpo presentaba, además, signos de abusos previos de larga data. Por el femicidio quedó detenido Lucas Gómez, el padrastro de la niña, pareja de Carina.

“Ahora estoy segura que fue él. No me importa que mis hijos se queden sin padre, quiero que se hunda, que siga preso y que pague todo el daño que le hizo a mi pequeña. Tenía entre mis hijos a una bestia, él no era una persona”, dijo Carina al sitio local El Chorrillero.

Carina pensaba que ella era la única que sufría la violencia que ejercía Gómez: no creyó que su hija pudiera estar viviendo un calvario. Tampoco que Gómez pudiera ser el autor del femicidio. Hasta que quedó detenido como sospechoso.

“Varias veces fue violento. No se sabía controlar con la fuerza. Me golpeaba y una vez me quiso ahorcar. Yo a veces lloraba tanto, que no lo podía creer. Siempre me rompía las cosas que compraba. Cuando le agarraba la furia siempre rompía cosas, no podía tener nada nuevo en la casa. Por miedo nunca lo denuncié. Sabía manipularme y me decía que se iba a cortar las venas. Yo le decía que se fijara en los hijos, que teníamos que salir adelante los dos”, relató Carina.

La última vez que Gómez golpeó a Carina fue en la noche de Año Nuevo, cuando ella ya cursaba un embarazo avanzado.

“Quería ir a saludar a sus amistades, entonces le pedí acompañarlo y no quiso. Le dije que tenía otra y que por eso no me llevaba, y se puso violento. Se enojó, empezó a romper el televisor, una mesa de vidrio y me zamarreó. Se fue y volvió al otro día. Le había dejado toda su ropa lista para que se fuera, pero él me lloró y me pidió que no lo dejara en la calle. Le di otra oportunidad”, contó.

Carina dice que Gómez parecía ser distinto con Florencia. “Él demostraba tanto amor, tanto cariño a Florencia, él decía que la sentía como su hija. Le daba todos los gustos, nunca hizo diferencias con los otros chicos. Nunca me imaginé que esta bestia le haría eso a mi pequeña bebé”, dijo.

La mujer no puede evitar sentir culpa, pensar en lo que podría haber hecho, volver sobre sus pasos y los de su hija. “Si hubiera sabido, la hubiera salvado. No puedo creer lo que estoy viviendo, parece un sueño y no me despierto, es horrible”, dijo.

"Nunca me di cuenta de la bestia que tenía al lado. Lo quiero ver hundido, quiero que se hunda. Él no tiene familia, no tiene corazón, lo que le hizo a mi hija no tiene perdón de Dios”, dijo Carina.

Gómez está acusado de abuso sexual con acceso carnal, doblemente agravado por la calidad de guardador y el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente, en concurso real con homicidio agravado criminis causa, por perpetrarse con alevosía y mediar circunstancias de violencia de género.

http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/la-historia-de-violencia-detras-del-femicidio-de-florencia-la-nina-abusada-y-asesinada-en